COMUNICADO OFICIAL

Estimados apoderados y apoderadas

Ante los hechos de maltratos ocurridos contra los y las estudiantes del curso básico 5B, la Dirección de ANADIME quiere expresar las disculpas públicas a las familias afectadas y repudia abiertamente el abuso cometido por la asistente técnico, Constanza Retamal, quien fue desvinculada de forma permanente de la Institución.

Como comunidad educativa lamentamos los hechos cometidos por esta ex funcionaria y queremos garantizarles a nuestras familias, que confían en nosotros el cuidado de sus hijos, que jamás toleraremos acciones como estas en nuestra comunidad.

Asimismo, nos comprometeremos a apoyar en todas las acciones legales a las familias afectadas y queremos enfatizar que nuestra preocupación principal es el bienestar de los niños y niñas por lo que prestaremos todo el apoyo psicológico que sea necesaria tanto a los menores afectados como a sus familias.

Creemos que todos nuestros alumnos y alumnas tienen derecho a una educación de calidad, lo que significa no sólo un compromiso con un fin académico, sino, también, con la formación de valores que estamos entregándoles a los menores. Todos y todas nuestros estudiantes merecen un proceso de aprendizaje que se de en un entorno apto y con buena convivencia escolar. Todo ambiente contrario a este espíritu será repudiado con altas consecuencias.

Es por esta razón que repudiamos totalmente los hechos ocurridos que llevaron, lamentablemente, a que nuestros niños y niñas se vieran sometidos a un ambiente tenso y de maltrato. Esto no está es nuestro espíritu y no entendemos la formación de ciudadanos y ciudadanas a través de los malos tratos.

Como comunidad educativa nos comprometemos a no dejar pasar ninguna acción que comprometa el bienestar físico o sicológico de nuestros estudiantes. Es por esta razón, que en cuanto tuvimos la primera alerta, lo que hicimos fue delimitar el trabajo de la asistente técnico y alejarla del trabajo en el aula. Tras una investigación, que arrojó imágenes que daban cuenta de maltratos, decidimos como Directiva desvincular de forma inmediata y con carácter permanente a la persona en cuestión.

El espíritu y fin último de ANADIME es formar a nuestros estudiantes y entregar la mejor formación posible en un ambiente resguardado y de confianza. Es por esto que jamás dudamos en entregar los videos solicitados por los padres de una de las menores afectadas, material que entregó pruebas del maltrato cometido.

Queremos asegurarles como comunidad que jamás estaremos de acuerdo con actos que pongan en riesgo los derechos de los niños y niñas de nuestra organización. Y queremos garantizarles que haremos todas las acciones posibles para que este tipo de actos no se vuelvan a repetir.

Atte,

Purísima Neriz Fuentealba

Directora Escuela ANADIME

 

Wilson Tapia Silva

Director Ejecutivo ANADIME


Con “Un canto para Violeta” celebramos en la escuela ANADIME las fiestas patrias

Celebramos nuestra Fiesta de la Chilenidad el día 08 de septiembre, conmemorando a la Gran Violeta Parra en los 100 de su  natalicio “Un Canto para Violeta”. La invitación este año fue vivir a Violeta desde el día de nacimiento hasta el día de su muerte, con sus penas y alegrías y por supuesto plasmar en cada escena su gran talento y versatilidad Artística.

Vivimos una linda tarde de folclore y exquisiteces culinarias típicas de nuestro país las cuales fueron hechas por los apoderados de cada curso, siendo entonces  una gran fiesta con todos los actores de nuestra querida comunidad ANADIME.

    


Sebastián Rodríguez: “Creo que la discapacidad es un don natural con el que se nace, para mí es algo positivo”

Sebastián Rodríguez Chaparro (42), es participante de Espacio ANADIME hace 12 años. Con el pasar del tiempo ha adquirido mayores responsabilidades al interior del establecimiento, donde actualmente colabora realizando diversos trámites como depósitos bancarios y traslado de documentos a las dependencias de la Corporación ANADIME.

También, desde abril de este año, es monitor de dos talleres; el de matemáticas, donde enseña a sus compañeros los números, a sumar y restar. También dirige el taller de lectoescritura donde repasan las letras, aprenden a leer y escribir y les hace dictados. En ambas instancias hay ocho participantes.

Sebastián vive en la comuna de La Reina con su hermana, su cuñado y sus dos sobrinos, luego de que su padre falleciera hace 13 años. Todos los días viaja en micro a Espacio ANADIME. “Me gusta venir, aquí lo paso bien y se aprende a trabajar harto, con mis compañeros tenemos muy buena relación”, dice.

Hace 9 años conoció a Lena, su actual polola. No han pensado en casarse aún, ni en vivir juntos, pero tal vez les gustaría hacerlo más adelante. Solo se ven al interior de la escuela y eventualmente se visitan los fines de semana, cuando alguno de los dos está de cumpleaños.

Sebastián participó en 2014 de un proyecto de Fundación Miradas Compartidas, donde fue comentarista deportivo en el programa Los Intercomunicadores. “Fue una muy bonita experiencia, me gustaría haber seguido haciendo eso pero el proyecto terminó y alcancé a estar un año”, dice.

Cree que Chile va bien encaminado en cuanto a inclusión, sobre todo en el ámbito laboral. “Para mí la inclusión laboral es cuando a uno le encuentran puestos de trabajo, eso quiere hacer actualmente Rodrigo conmigo. Lo mío es el área gastronómica, así que ojalá encontrar algo en ese estilo. Estuve en el taller de repostería en ANADIME y me gustaría hacer un curso para aprender a cocinar cosas saladas y de todo”, explica.

Sebastián tiene una discapacidad intelectual leve, sin embargo, no lo concibe como algo problemático. “Creo que la discapacidad es un don natural con el que se nace, para mí es algo positivo, porque permite ver las cosas desde otro punto de vista. Yo tengo discapacidad motora, me cuesta hacer algunas cosas como abrocharme los zapatos, enhebrar agujas, pero intelectualmente estoy bien y puedo hacer todas las actividades que me propongo”, comenta. 

Cree que todas las personas son felices y dice que las cosas que más lo hacen feliz son asistir a ANADIME, estar con sus compañeros, en la casa con su familia y ver los partidos de Colo-Colo, su equipo favorito. Uno de los principales sueños de Sebastián es independizarse; vivir solo y trabajar de forma remunerada como ayudante de cocina.


Carolina González: “Estar en Espacio ANADIME me hace feliz, porque siento que soy parte de algo”

Carolina González Arancibia (43) es una activa participante de ANADIME. A los 7 años comenzó a asistir como estudiante a la Escuela Nuevo Mundo (hoy Escuela ANADIME) y desde el año 2010 es usuaria de los Talleres de Oficio de Espacio ANADIME.

Actualmente, dentro de Espacio ANADIME participa del Taller Reciclando Artesanía e imparte el Taller de Macramé. Sobre esta experiencia comenta; “me gusta enseñarles a los chiquillos y que aprendan todos los nudos que les enseño en el taller para hacer pulseras y que las podamos vender”. Ella además colabora con en el taller de lectoescritura y matemáticas que es impartido por uno de sus compañeros y ayuda a Rodrigo Ugarte, director de Espacio ANADIME, trasladando documentos desde la Escuela o yendo con otros compañeros a comprar al supermercado los materiales a utilizar en las diversas actividades al interior del establecimiento.

Actualmente vive en Ñuñoa con su hermana mayor y su cuñado. Carolina recuerda que la muerte de sus padres le afectó mucho y tuvo mucha pena. “Cuando pasó eso yo caí, estuve muy mal y gracias a que vengo a ANADIME lo superé, estar acá me hace feliz, estar con mis compañeros, sentir que soy parte de algo”, dice.

Carolina está pololeando hace 5 años con Eric Núñez (49), quien fue su compañero durante su educación en la Escuela y con quien se reencontró en Espacio ANADIME y comenzó una relación. Él ya no asiste a la institución, sin embargo, se ven ocasionalmente, al menos una vez al mes, cuando lo invitan al establecimiento con motivo de la celebración de cumpleaños de alguno de sus ex compañeros.

Todos los días en su casa, luego de su jornada en ANADIME, estudia de sus libros de macramé para el Taller que desarrolla. Una de sus grandes pasiones y hobbies es escribir y actualmente está redactando cuentos.

A pesar de su discapacidad intelectual, Carolina no se siente una persona con discapacidad, porque es capaz de salir y moverse sola, sin necesidad de compañía. A pesar de eso, su familia no ha dado el paso de dejar que pueda movilizarse por su cuenta, ocasionalmente le piden que salga a comprar pero en distancias cortas. “Yo no tengo discapacidad, yo puedo salir sola. Tengo algunas limitaciones, pero puedo responder a esas actividades. Me dejan salir a comprar pan y bebida, pero me gustaría poder salir más lejos y ser más independiente”, explica.

Al proyectarse y pensar en su futuro comenta que su gran sueño es formar una empresa de venta de libros, algunos escritos por ella y de otros autores. En dos oportunidades ha participado en concursos de literatura de la Municipalidad de Las Condes, que tienen una sin embargo aún no recibe algún premio, pero todos los años envía sus cuentos y lo seguirá intentando hasta obtener uno. “Hoy soy feliz, pero sería mucho más si pudiera trabajar y ganar mi plata en mi empresa. Me gustaría en algún momento tener la oportunidad de trabajar en lo que a mí me gusta, con mis libros”, concluye.


Miguel Ferrada: “Me gusta trabajar en ANADIME, estoy muy feliz y agradecido por el espacio que me han dado”

Miguel Ferrada Vilches (51), es uno de los participantes que lleva más tiempo en Espacio ANADIME, llegó hace 20 años, cuando este recién estaba empezando a conformarse. Vive en Recoleta con sus padres y todos los días es trasladado a la Asociación para trabajar.

Previo a su llegada a ANADIME, estuvo en un liceo hasta séptimo básico, luego estuvo en un colegio especial y dos años en Fundación Tacal.

Rodrigo Ugarte, director de Espacio ANADIME, recuerda que cuando empezó a trabajar en los talleres laborales, Miguel se le acercaba constantemente para manifestarle su interés por trabajar de manera remunerada. Fue así, como luego de comenzar a conocer en más detalle el funcionamiento de la Asociación notó que habían muchas actividades que eran cubiertas por las auxiliares de aseo, pero que no correspondían a sus labores y a partir de eso presentó un proyecto para capacitar a Miguel que duró un semestre y actualmente trabaja hace dos años como cualquier otro empleado dentro de la escuela, recibiendo sueldo, sujeto a un horario y contrato de trabajo.

Miguel trabaja en la Administración de ANADIME de lunes a viernes de 9 a 13 horas y en las tardes asiste a Espacio ANADIME. Su cargo es asistente auxiliar y dentro de sus principales responsabilidades está barrer la calle, abrir la puerta, contestar el teléfono, sacar fotocopias, trasladar documentos, servir café o agua, entre otras labores que surjan durante la mañana. “Me gusta trabajar en ANADIME, estoy muy feliz y agradecido por el espacio que me han dado. Mis jefes me han dicho que estoy bien evaluado, no han tenido ningún reclamo”, comenta.

Miguel dice que no ha vivido discriminación en la calle y valora de forma positiva la importancia que ha adquirido la inclusión en Chile, sobre todo en el ámbito laboral. “A muchas personas como yo, nos han dado la oportunidad y el espacio. Yo aprendí que tengo que ser responsable, cumplir con un contrato y así, con mi trabajo aportar a la sociedad”, explica. Cuando Miguel termina su jornada en Espacio ANADIME se va a su casa, le gusta ver CNN Chile, para estar al tanto de la actualidad y los fines de semana va a la feria. En su hogar colabora con el aseo, encera su pieza, el comedor, el living, barre la calle y riega las plantas. Además, parte de su sueldo la usa para pagar algunas cuentas, como la luz y el gas y compra la mercadería del supermercado, sus útiles de aseo y su ropa, pero también se da pequeños gustos, hace poco se compró un televisor y un computador.

Miguel es conciente de que él es una persona con discapacidad, sin embargo no lo percibe como algo negativo. “Yo soy una persona con discapacidad, pero eso no ha sido un problema, la olvido y hago una vida normal y la he disfrutado a pesar de eso”, argumenta.

Miguel está pololeando hace cinco meses con Gabriela, una de sus compañeras en Espacio ANADIME. Sólo se ven dentro del establecimiento, pero se llaman por teléfono cuando no están juntos y están en conversaciones con sus padres para poder juntarse durante los fines de semana en sus respectivas casas.

Al pensar en su futuro cree que le gustaría seguir trabajando en ANADIME y asistiendo a Espacio ANADIME, vivir con Gabriela y tener dos hijos. “Para mí la felicidad es tener una relación de pareja estable, venir a los talleres laborales, poder estar con Rodrigo y todas las personas de acá, trabajar, ser incluido y participar activamente en la sociedad”, concluye.

 


Escuela ANADIME asistió a encuentro Yo Opino, es mi derecho

Este martes 13 de junio se ofreció una serie de conferencias en el Museo Gabriela Mistral (GAM), donde participaron los estudiantes del curso 8A de Escuela ANADIME. 

La iniciativa organizada por el Consejo Nacional de la Infancia tuvo como objetivo que escolares de distintos sectores y edades compartieran ideas sobre cómo lograr el desarrollo para Chile en 2030 a partir de 17 Objetivos del Desarrollo Sustentable (ODS), acordados por 193 países de las Naciones Unidas, entre los que están la igualdad de género, la erradicación de la pobreza, la diversidad y medidas enfocadas en la preservación del medio ambiente.

El encuentro fue inaugurado por la Presidenta Michelle Bachelet, quien expresó que “esta es la oportunidad de que las ideas de los niños, niñas y adolescentes puedan ser difundidas y escuchadas con más fuerza para cumplir los Objetivos del Desarrollo Sustentable, todos tenemos que poner de nuestra parte, el Gobierno y todos los integrantes de la sociedad”

Luego de las palabras de la Presidenta, diversos niños hicieron un baile en lengua de señas guiados por María José Siebal de Newen y Zellen y se dio inicio a las charlas “Cambiemos el mundo” donde conversaron en duplas 10 Premios Nacionales y 10 renombrados artistas chilenos, como María Teresa Ruiz, Premio Nacional de Ciencias Exactas, Faride Zerán, Premio Nacional de Periodismo, Héctor Noguera, Premio Nacional de Artes de la Representación, Ricardo Uauy, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnología, Sergio Lagos, Gepe, Tamara Acosta, entre otros y al final de cada intervención los estudiantes podían realizarles preguntas a los presentadores.

Joaquín Miranda fue uno de los estudiantes de la escuela que en la charla sobre aprender jugando de Héctor Noguera y Gepe les preguntó si ellos creían que las artes podrían ser consideradas como un trabajo. La pregunta tuvo muy buena recepción, el actor y el músico le explicaron que personalmente para el trabajo de ellos las artes eran fundamentales y le aconsejaron que si le gustaban, siguiera por ese camino.

Paulina Cabrera, profesora jefe del 8A, quien en esta oportunidad acompañó a los estudiantes, valoró esta iniciativa y la participación de nuestros jóvenes, ya que implica integración, “académicamente es una actividad que conlleva un crecimiento para ellos, al poder ser escuchados e integrarse con otros jóvenes que no presentan Necesidades Educativas Especiales y formar parte de un todo, que es uno de los objetivos propuestos para el 2030: la no discriminación”, explicó.


Muestra de obras pictóricas en Escuela ANADIME

Dentro de las diversas actividades que se realizan en la escuela, destaca la muestra pictórica de los estudiantes de los cursos básicos 10 A, B y C, quienes trabajaron en conjunto como un solo curso en esta actividad. La iniciativa, deja de manifiesto las capacidades artísticas que se adquieren en Escuela ANADIME a través de su proyecto educativo.

La actividad está en el marco del desarrollo de las destrezas motoras finas, con un trabajo transversal que va en directa relación con el lineamiento estratégico de Escuela ANADIME, -educar a través de las artes-, donde los aprendizajes  van más allá de una actividad planificada.

Desde el equipo de profesores de los cursos básicos 10 A, B y C, conformado por Loreto Rodríguez, Caroline Falkas y Nicole Peroldo surge  la necesidad de dar a conocer a la comunidad educativa el talento de sus estudiantes, su pasión y dedicación frente a las artes visuales. Según comentan, “los  realizadores de las obras son jóvenes muy expresivos, empáticos, protectores y cariñosos entre ellos y se siente una constante armonía en el quehacer pedagógico al compartir y reunir a estos tres cursos que trabajan y se desenvuelven como si fueran uno solo. Esperamos que disfruten tanto como nosotras lo hemos hecho con las obras de nuestros jóvenes”.

Purísima Neriz, Directora de la escuela a su vez, dice que “se aplaude la iniciativa y entusiasmo de este  grupo de profesores y obviamente el talento de nuestros jóvenes”.


Servicio de cafetería todos los miércoles en Escuela ANADIME

Todos los miércoles, a las 16 horas, una vez finalizada la jornada escolar en Escuela ANADIME, se instala una cafetería para acoger a los padres en las frías tardes otoñales, mientras retiran a sus hijos del establecimiento.

El stand se instala en la recepción de la escuela y es atendido por los jóvenes del taller laboral de cocina del establecimiento, quienes venden té, café y masitas dulces de su elaboración, como medias lunas, queques, tortas, entre otros, que pueden ser puestos en una bolsa para llevar o ser consumidos en el lugar.

El objetivo principal de la instancia es dar a conocer los productos que se desarrollan al interior del taller, además de recaudar fondos para autosustentar dicho espacio y asimismo que los alumnos ejerciten el adecuado manejo del dinero. De esta forma también se hace más amena la espera de los apoderados.


Degustación Mes del Mar en Escuela ANADIME

En el marco de las actividades del Mes del Mar, la Escuela ANADIME lo celebró realizando una degustación de diversos alimentos extraídos de dicha fuente natural.

Una de las diversas actividades exigidas por el Ministerio de Educación (MINEDUC), que se realizó el pasado viernes 19 de mayo, consistía en conmemorar el derecho a la educación y las Glorias Navales mediante la celebración de mes del mar. Así, los estudiantes y profesores de Escuela ANADIME tuvieron el agrado de disfrutar y compartir en torno a un cóctel con diversos productos del mar, como atún con mayonesa o un mariscal caliente. Esta degustación fue realizada por los diferentes cursos junto a sus profesores jefe.

La actividad guiada tuvo como objetivo darle una significación a los productos que consumimos comúnmente y enmarcarlos en el contexto que tiene la fecha. Ximena Aranda, codirectora de la Escuela, explica que “la recepción fue buenísima y sirvió para dar cuenta de que cada vez nuestros estudiantes tienen más habilidades sociales, que influye en su capacidad de interactuar y compartir de mejor manera en diferentes actividades”.


Espacio ANADIME visita Escuelita Libre y Feliz Ayelén

Con el objetivo de crear un vínculo y visitas constantes entre los participantes de Espacio ANADIME y los niños y niñas de la Escuelita Libre y Feliz Ayelén, se llevó a cabo la primera de muchas visitas que se desarrollarán entre los establecimientos.

La iniciativa se originó como encuentros de apoyo mutuo, la idea es que tanto los estudiantes de la Escuelita Libre y Feliz Ayelén, como los participantes de Espacio ANADIME puedan enriquecer sus experiencias en las áreas de educación e inclusión. El promover instancias en que niños y personas adultas con discapacidad se encuentren y trabajen en su vida cotidiana promueve una conciencia inclusiva y respetuosa, mientras que los participantes de Espacio ANADIME pueden fortalecer habilidades sociales que les permitan  interactuar y socializar con estos niños en diversos contextos.

La Escuelita Libre y Feliz Ayelén, ubicada en la comuna de Macul, utiliza la metodología de enseñanza alternativa Lefebre Lever, que se sustenta en la libertad y la felicidad, fomentando que los niños empaticen con los demás y se haga un trabajo colaborativo,  donde el más grande ayude al más pequeño a aprender. Y así ocurrió este martes con la visita de los participantes de Espacio ANADIME, quienes compartieron en la dinámica que tenían preparada los más pequeños. Para la actividad de cierre, Sebastián Rodríguez, participante de Espacio ANADIME, leyó un libro de cuentos ilustrado a los asistentes.

Lena Von Bennewitz, de Espacio ANADIME comentó su experiencia: “me gustó estar, jugar  y compartir con niños chicos, hace tiempo que no lo hacía y fue muy entretenido”

“La idea es que ésta sea la primera de muchas actividades en conjunto con la escuelita, y que poco a poco se cree un lazo entre los niños y quienes conforman Espacio ANADIME y que sea una experiencia de crecimiento mutua para derribar prejuicios y apoyarnos conjuntamente”, explica Rodrigo Ugarte, director de Espacio ANADIME.