Espacio ANADIME visita Escuelita Libre y Feliz Ayelén

Con el objetivo de crear un vínculo y visitas constantes entre los participantes de Espacio ANADIME y los niños y niñas de la Escuelita Libre y Feliz Ayelén, se llevó a cabo la primera de muchas visitas que se desarrollarán entre los establecimientos.

La iniciativa se originó como encuentros de apoyo mutuo, la idea es que tanto los estudiantes de la Escuelita Libre y Feliz Ayelén, como los participantes de Espacio ANADIME puedan enriquecer sus experiencias en las áreas de educación e inclusión. El promover instancias en que niños y personas adultas con discapacidad se encuentren y trabajen en su vida cotidiana promueve una conciencia inclusiva y respetuosa, mientras que los participantes de Espacio ANADIME pueden fortalecer habilidades sociales que les permitan  interactuar y socializar con estos niños en diversos contextos.

La Escuelita Libre y Feliz Ayelén, ubicada en la comuna de Macul, utiliza la metodología de enseñanza alternativa Lefebre Lever, que se sustenta en la libertad y la felicidad, fomentando que los niños empaticen con los demás y se haga un trabajo colaborativo,  donde el más grande ayude al más pequeño a aprender. Y así ocurrió este martes con la visita de los participantes de Espacio ANADIME, quienes compartieron en la dinámica que tenían preparada los más pequeños. Para la actividad de cierre, Sebastián Rodríguez, participante de Espacio ANADIME, leyó un libro de cuentos ilustrado a los asistentes.

Lena Von Bennewitz, de Espacio ANADIME comentó su experiencia: “me gustó estar, jugar  y compartir con niños chicos, hace tiempo que no lo hacía y fue muy entretenido”

“La idea es que ésta sea la primera de muchas actividades en conjunto con la escuelita, y que poco a poco se cree un lazo entre los niños y quienes conforman Espacio ANADIME y que sea una experiencia de crecimiento mutua para derribar prejuicios y apoyarnos conjuntamente”, explica Rodrigo Ugarte, director de Espacio ANADIME.