Rodrigo Ugarte, terapeuta ocupacional, Director del Espacio ANADIME

“La Vivienda Formativa no estará exenta de problemas, habrá conflictos entre las personas que participan, pero sin duda es un espacio de vanguardia para favorecer la vida independiente…”.

 

El Espacio ANADIME nació como un lugar de Talleres Laborales Protegidos y de sociabilización para personas con distintos grados de discapacidad intelectual. El 2016, luego de un diagnóstico participativo, con las personas que usan el Espacio, sus familias y el equipo profesional, se produce un giro de paradigma, que Rodrigo Ugarte, relata de la siguiente forma: “Primero, nos hicimos conscientes de que el grupo de personas que participa en este lugar es muy heterogéneo y de las consecuencias que esto tiene; hay discapacidad profunda que requiere desarrollar hábitos para su autonomía e independencia, tales como vestuario, aseo personal, alimentación y hay un grupo pequeño con discapacidad moderada que tenía las ganas de ser parte de un contexto laboral. Pasamos entonces, de Talleres Laborales Protegidos a Talleres Laborales Productivos postulamos a fondos concursables para la implementación de talleres, proyectando el desarrollo de oficios y productos que entraran al mercado, que no fueran comprados por caridad sino por calidad… Nuestro primer logro fue el taller de repostería, cuyos productos han sido muy bien recibidos por la comunidad. Hoy tenemos una panadería, con todos sus implementos y un aumento significativo en la demanda… Seguimos trabajando las artesanías, reencausando estas actividades hacia la confección de productos con utilidad, en el marco del reciclaje; con la serigrafía unimos la expresión artística con una necesidad de productos útiles. Estas son las líneas que tomaron los emprendimientos, cambiamos de un enfoque asistencial hacia uno de inclusión mediante los oficios.”

 

Otra de las cuestiones fundamentales de este giro en el Espacio tiene relación con la participación activa de las familias, a través de la conformación del Comité Familiar, lo que ha permitido el desarrollo de diversas actividades “… para conocernos, organizarnos y trabajar. Las personas comparten este proyecto porque desde un principio la invitación fue a crear en conjunto… Y el punto culminante fue la convocatoria para generar una cooperativa, apelando a ser un lugar de inclusión laboral que busque remuneraciones dignas por el trabajo que desarrollan las personas. Estoy muy motivado, voy a hacer un diplomado en gestión de cooperativas, porque me parece una estrategia que corresponde a las necesidades de los grupos vulnerados, es una alternativa viable para las personas vulneradas que les permitirá contar con un espacio de autogestión…”.

 

El profesional se explaya con convicción respecto de la relación entre las distintas iniciativas institucionales que se han venido generando y en particular respecto de la Vivienda Formativa que abrirá sus puertas este año: “La Escuela, el Espacio y la Vivienda Formativa están relacionados. Apelan a tener como institución una línea estratégica de acción que responda a las necesidades integrales de una persona en su ciclo vital; que desde pequeños puedan tener una educación de calidad, que se proyecten espacios de prácticas profesionales y que además se genere este lugar de aprendizaje para la vida independiente… La Vivienda Formativa es una estrategia excelente para el desarrollo de las habilidades instrumentales de la vida diaria. Responde a un nivel de condiciones básicas para lograr independencia; las habilidades instrumentales permiten ser parte de una comunidad, el uso de los medios, de los servicios, el uso productivo del descanso y el ocio… La Vivienda Formativa va a permitir seguir potenciando las habilidades que necesita el proyecto de Empleo con Apoyo, como el traslado independiente, el ser responsable, el saber comunicarse. El mundo no está pensado para personas con diversidad funcional y desde ahí debemos entender que necesitan apoyo durante la vida; no podemos pensar que con estos proyectos apelamos a la emancipación de este grupo de personas, pero si a asegurarles una vida cada vez más digna… La Vivienda Formativa no estará exenta de problemas, habrá conflictos entre las personas que participan, pero sin duda es un espacio de vanguardia para favorecer la vida independiente…”.